Adoptar la toma de decisiones basada en el consentimiento: Una mirada más profunda

Adoptar la toma de decisiones basada en el consentimiento: Una mirada más profunda

En el entorno laboral actual, en rápida evolución, las organizaciones buscan continuamente formas innovadoras de facilitar la toma de decisiones en colaboración. La toma de decisiones basada en el consentimiento se sitúa a la vanguardia de estas prácticas modernas, debido a su eficacia a la hora de promover la igualdad, la eficiencia y la innovación. Basado en varios principios clave, este enfoque fomenta una cultura de participación activa, respeto mutuo, razonamiento empírico y, lo que es más importante, subraya la importancia del consentimiento.

Principios clave

Lo que distingue a la toma de decisiones basada en el consentimiento es una devoción infalible a varios principios básicos:
  • Proceso continuo: Aquí, la toma de decisiones no es un acontecimiento puntual, sino un diálogo continuo e iterativo en el que se intercambian ideas y se co-crean conocimientos de forma iterativa.
  • Derechos de las partes interesadas: Todo individuo merece tener voz. Tienen derecho a participar en las decisiones que les afectan y se presta la misma consideración a cada idea.
  • Consentimiento: En lugar de presionar para obtener una aprobación unánime, este proceso pretende crear un entorno en el que los participantes no tengan ninguna objeción seria.
  • Empirismo: Las observaciones y los datos influyen en las decisiones, apoyando el consenso basado en pruebas y el aprendizaje continuo.
  • Mejora continua: En el corazón de este enfoque se encuentra el espacio para la adaptación. Las decisiones se revisan y se perfeccionan, allanando el camino para obtener resultados más eficaces.
  • Equivalencia: Un compromiso con la agilidad y la democracia, donde todo el mundo tiene el mismo interés y voz en el proceso.
  • Transparencia: Todos los miembros tienen acceso a la información necesaria, lo que favorece la toma de decisiones informadas y consensuadas.
  • Responsabilidad: La apropiación y el compromiso van de la mano, reforzando el valor de la responsabilidad.

Condiciones previas

Para que la toma de decisiones y la gobernanza basadas en el consentimiento funcionen eficazmente, son necesarias varias condiciones previas:
  • Inclusión: El éxito de la toma de decisiones basada en el consentimiento requiere una amplia participación y aceptación. Cada participante debe sentir que su voz está justamente incluida y que participar en el proceso merece su tiempo.
  • Comprensión clara de la objeción: Los participantes deben comprender que una “objeción” no es una cuestión de preferencias personales, sino que indica un riesgo identificable que el grupo no puede permitirse asumir.
  • Comprensión del proceso de toma de decisiones: Los participantes deben comprender la diferencia entre consentimiento y consenso, y darse cuenta de que las decisiones son “suficientemente buenas por ahora, suficientemente seguras para intentarlo” en lugar de perfectas.
  • Transparencia: Cada miembro debe tener acceso a la información necesaria, defendiendo el principio del consentimiento informado.
  • Disposición a colaborar: El proceso de toma de decisiones puede ser difícil y llevar mucho tiempo. El modelo de gobernanza basado en el consentimiento se basa en la voluntad de colaboración de todos los participantes y valora el proceso para llegar a la decisión por encima de la rapidez con la que se toma la decisión.

Despliegue

Poner en práctica una toma de decisiones y una gobernanza basadas en el consentimiento puede suponer un cambio significativo para cualquier organización o equipo. Por lo tanto, es esencial seguir un enfoque meditado y secuenciado para su adopción. He aquí las mejores prácticas para el despliegue:
  • Educar y formar: Explique el proceso, sus principios y beneficios al equipo. Ofrezca a todos una comprensión clara de lo que implica, por qué lo adopta y cómo les afectará. Cuando todos los miembros comprenden la necesidad del cambio y los principios que lo sustentan, es más probable que cooperen y contribuyan.
  • Empiece con poco y escale: Empiece con decisiones más pequeñas y grupos más reducidos para evitar abrumar al equipo. A medida que las personas se sientan cómodas con la idea y vean sus ventajas, amplíe gradualmente su uso dentro de la organización.
  • Adopte una cultura de ‘seguridad para probar’: Fomente una cultura en la que las decisiones que se tomen tengan que ser ‘lo suficientemente seguras como para intentarlo’, no ‘perfectas’. Esto ayuda a que la gente se sienta cómoda con el proceso y esté más abierta a posibles modificaciones.
  • Establezca canales de comunicación: Asegúrese de que todo el mundo sabe cómo se compartirá la información sobre las decisiones, dónde pueden expresar sus objeciones o preocupaciones y proporcione vías para el diálogo.
  • Defina lo que constituye una objeción: Defina claramente lo que sería una objeción válida. Esto ayuda a evitar que los gustos o aversiones personales enturbien la toma de decisiones y mantiene a todos en la misma página.
  • Utilice un facilitador: Al principio, puede ser útil recurrir a un facilitador cualificado que ayude a guiar el proceso, gestionar el flujo de la conversación, dar a todos la oportunidad de hablar y ayudar al equipo a resolver cualquier objeción.
  • Reflexione y adáptese con regularidad: Al igual que cualquier proceso nuevo, necesita revisiones y ajustes regulares. Haga que las retrospectivas periódicas formen parte de su rutina, en las que reflexione sobre cómo está funcionando la toma de decisiones basada en el consentimiento, qué debe mejorarse y cómo ajustar el método para que se adapte mejor a las necesidades de su equipo.
La implantación de una toma de decisiones y una gobernanza basadas en el consentimiento dependerá en gran medida de la naturaleza de su organización, de la madurez de su equipo y de su cultura. Con la implicación y las prácticas adecuadas, puede promover una toma de decisiones eficaz e igualitaria y provocar cambios transformadores.

Consentimiento vs. Consenso

Aunque tanto el consentimiento como el consenso dependen de la colaboración, existen diferencias cruciales que dan ventaja al primero sobre el segundo. Principalmente, la toma de decisiones basada en el consentimiento pretende alcanzar el “suficientemente bueno por ahora, suficientemente seguro para intentarlo”, eludiendo la parálisis que puede resultar de la búsqueda de un consenso unánime.

Un enfoque de este tipo invita a la diversidad de voces, reconociendo que las objeciones no son necesariamente impedimentos, sino oportunidades para el aprendizaje colectivo y el perfeccionamiento de las opciones. Esto acorta eficazmente el proceso de toma de decisiones y lo hace más dinámico y resistente en medio de desacuerdos productivos.

El consentimiento en los equipos ágiles

Los equipos ágiles son un terreno naturalmente fértil para la toma de decisiones basada en el consentimiento. Las filosofías ágiles abogan por la autoorganización y el compromiso colectivo con los resultados. Para los equipos ágiles, el consentimiento contribuye a un sentido compartido de la responsabilidad y acentúa la alineación con los objetivos compartidos del proyecto.

Al permitir que los individuos expresen activamente sus opiniones y objeciones sin miedo, los equipos pueden aprovechar esta diversidad de pensamiento para tomar decisiones más sólidas y sortear rápidamente los posibles obstáculos.

Pruebas de concepto e historias de éxito

Organizaciones de todo el mundo son testimonio del éxito de la toma de decisiones basada en el consentimiento.

Un ejemplo de ello es la organización sanitaria holandesa Buurtzorg. Conocida por sus equipos autogestionados, esta organización de enfermería empleó la toma de decisiones basada en el consentimiento para aumentar notablemente la satisfacción de las enfermeras, reducir los costes y mejorar la calidad de la atención al paciente.

Del mismo modo, el movimiento global Rebelión contra la Extinción se basa estructuralmente y en la toma de decisiones consensuadas, garantizando que todos los puntos de vista sean escuchados y no ignorados o suprimidos.

Incluso grandes empresas tecnológicas como Zappos emplean una versión de la toma de decisiones basada en el consentimiento dentro de su modelo de holocracia, lo que arroja luz sobre su adaptabilidad dinámica en diversos ámbitos y escalas.

Conclusión

La toma de decisiones basada en el consentimiento no es sólo un método, sino un cambio de cultura. Fomentando un entorno que invite a la objeción, defienda la transparencia y promueva la responsabilidad compartida, los equipos ágiles y más allá pueden aprovechar todo el potencial de este enfoque. Como todos los cambios de paradigma, se necesita tiempo, esfuerzo y comprensión adecuados para que la toma de decisiones basada en el consentimiento prospere. Sin embargo, una vez conseguido, abre las puertas a una innovación acelerada, a soluciones más completas y, en última instancia, a un equipo más cohesionado.

Author

  • Edwin Korver

    Edwin Korver is a polymath celebrated for his mastery of systems thinking and integral philosophy, particularly in intricate business transformations. His company, CROSS-SILO, embodies his unwavering belief in the interdependence of stakeholders and the pivotal role of value creation in fostering growth, complemented by the power of storytelling to convey that value. Edwin pioneered the RoundMap®, an all-encompassing business framework. He envisions a future where business harmonizes profit with compassion, common sense, and EQuitability, a vision he explores further in his forthcoming book, "Leading from the Whole."

    Ver todas las entradas
Share the Post:

Recent Articles

Join Our Newsletter