La paradoja de la productividad: cómo la optimización ahoga sin querer la innovación

La paradoja de la productividad: cómo la optimización ahoga sin querer la innovación

¿Podría ser que en nuestra búsqueda incesante de la optimización, la eficacia, la maximización de los beneficios, la especialización y la consiguiente siloización, hayamos creado sin querer el entorno más “contracreativo” que se pueda imaginar? 

Intrigantemente, cuando se lleva al extremo, este escenario revela una paradoja en la que la “contracreatividad” equivale a mera productividad, mientras que la contraproductividad se convierte inesperadamente en sinónimo de creatividad. 

Esta dinámica contraintuitiva nos impulsa a reexaminar nuestras estructuras y valores organizativos: ¿estamos obstaculizando sin saberlo nuestro potencial de innovación y adaptabilidad?

Las tierras baldías de la innovación: Donde los silos se juntan y los especialistas flaquean

Las investigaciones demues tran que la verdadera innovación no suele brotar en los confines bien definidos de los silos, sino en los “terrenos baldíos” descuidados que se encuentran entre ellos. En estos espacios intersticiales, a menudo ignorados e infravalorados, los especialistas y los rígidos límites de su especialización se vuelven contraproducentes. Al alejarse de sus zonas de confort y de su experiencia, los especialistas se encuentran en territorios inexplorados en los que ya no se aplican las herramientas y los enfoques convencionales.

Aquí, en estos terrenos fértiles para la innovación, la capacidad de pensar más allá del silo, de integrar y conectar campos de conocimiento dispares, se convierte en algo crucial. Esta revelación plantea la siguiente pregunta: ¿cómo pueden las organizaciones remodelar su forma de pensar y sus estructuras para alimentar y capitalizar estos “páramos de innovación”?

Abrazar la ventaja del polímata: Transformar los páramos de la innovación en centros de creatividad

Una solución convincente para aprovechar el potencial de estos “páramos de innovación” es atraer y cultivar el talento multidimensional: los polímatas y los generalistas. En los entornos corporativos tradicionales, a menudo se califica erróneamente a estas personas de “contraproducentes” porque sus amplios conjuntos de aptitudes interconectadas y sus resultados no se ajustan claramente a los indicadores de rendimiento convencionales. Sin embargo, estos polímatas prosperan en los terrenos ambiguos e inexplorados de los páramos de la innovación.

Los polímatas, con sus amplios conocimientos y su versátil capacidad para resolver problemas, están equipados de forma natural para navegar por las intersecciones entre silos dispares. Su fuerza reside en su capacidad para establecer conexiones entre diversos campos, ver patrones donde otros ven caos y aportar perspectivas holísticas a retos complejos. En entornos en los que los especialistas pueden estar desbordados, los polímatas pueden actuar como integradores, salvando las distancias y fomentando diálogos de colaboración que conduzcan a innovaciones revolucionarias.

Además, estos generalistas aportan adaptabilidad y agilidad de aprendizaje, fundamentales en mercados que cambian rápidamente. No están sujetos a las limitaciones de una sola disciplina, lo que les permite responder a la nueva información y a los cambios de paradigma con flexibilidad. Al hacerlo, pueden ayudar a las organizaciones a ser más resistentes y ágiles, convirtiendo los espacios “contraproducentes” entre silos en terreno fértil para el crecimiento creativo y sostenible.

Cultivar la innovación a través de la diversidad: Creación de equipos autoorganizados e impulsados por el consenso

Una segunda solución, igualmente transformadora, es fomentar la diversidad de pensamiento construyendo equipos diversos. Estos equipos deben formar parte de una “constelación de equipos” más amplia, cada uno de los cuales debe funcionar con un grado significativo de autoorganización y autonomía, sin dejar de estar estrechamente alineado con la estrategia general, la visión, la misión, el propósito, las metas y los objetivos de la empresa.

La diversidad en este contexto va más allá de los parámetros convencionales de raza, género y origen cultural. Abarca una variedad de disciplinas, experiencias, estilos cognitivos y enfoques de resolución de problemas. Cuando diversas mentes colaboran, cuestionan los supuestos de los demás, amplían las perspectivas y generan colectivamente soluciones más innovadoras y sólidas.

La clave del éxito en estas constelaciones de equipos es la toma de decisiones basada en el consentimiento, que capacita a los miembros del equipo y garantiza que se escuchen e integren los diversos puntos de vista. Este enfoque fomenta un alto nivel de compromiso y propiedad entre los miembros del equipo, ya que no se limitan a ejecutar directivas de arriba abajo, sino que moldean activamente la dirección de sus proyectos.

Además, la naturaleza autoorganizada de estos equipos permite una mayor agilidad y capacidad de respuesta. Pueden adaptarse rápidamente a la nueva información y a las circunstancias cambiantes, haciendo que la organización sea más resistente y capaz de capitalizar las oportunidades emergentes. Al alinear estos equipos dinámicos con los objetivos estratégicos más amplios de la empresa, las organizaciones garantizan que los esfuerzos innovadores contribuyan de forma significativa al éxito general, convirtiendo la diversidad de pensamiento en un potente motor de crecimiento sostenible e innovación.

Resolver el dilema de la innovación: equilibrar creatividad y productividad para un éxito sostenible

A medida que navegamos por las complejidades de los entornos empresariales modernos, resulta cada vez más evidente que el enfoque tradicional de maximizar la producción y obtener beneficios a corto plazo ha creado inadvertidamente la paradoja de la productividad. Esta paradoja provoca un desequilibrio, fuertemente inclinado hacia la productividad en detrimento de la creatividad, y limita nuestra capacidad de creación de valor con visión de futuro.

Sin embargo, las soluciones a estas paradojas están a nuestro alcance.

En primer lugar, al adoptar la ventaja del polímata, podemos revitalizar los “páramos de innovación” que existen entre los silos. Con sus amplios conjuntos de habilidades y perspectivas holísticas, los polímatas están en una posición única para colmar estas lagunas, fomentando un entorno en el que puedan florecer las ideas innovadoras.

En segundo lugar, la formación de equipos diversos y autoorganizados dentro de un marco impulsado por el consentimiento ofrece un poderoso contrapeso. Estos equipos, ricos en perspectivas y estilos cognitivos variados, impulsan la innovación a través del pensamiento divergente y la alineación con la visión estratégica a largo plazo de la empresa.

En conclusión, recalibrando el equilibrio entre las capacidades creativas y productivas, podemos transformar nuestras organizaciones en entidades que destaquen en sus operaciones actuales y sean expertas en ser pioneras en nuevas vías de creación de valor. Es hora de cambiar nuestro enfoque de la mera producción a la innovación sostenible, convirtiendo los retos de hoy en las oportunidades de mañana.

silos

Author

  • Edwin Korver

    Edwin Korver is a polymath celebrated for his mastery of systems thinking and integral philosophy, particularly in intricate business transformations. His company, CROSS-SILO, embodies his unwavering belief in the interdependence of stakeholders and the pivotal role of value creation in fostering growth, complemented by the power of storytelling to convey that value. Edwin pioneered the RoundMap®, an all-encompassing business framework. He envisions a future where business harmonizes profit with compassion, common sense, and EQuitability, a vision he explores further in his forthcoming book, "Leading from the Whole."

    Ver todas las entradas
Share the Post:

Recent Articles

Join Our Newsletter